Haznos más atrevidos…y atrevidas. El primer anuncio

Soc, aquí, Senyor

A la nit he sentit la teva veu

Hi aniré Senyor

Si tu vens en mi

Jo duré el teu Poble en el meu cor

Con esta canción de un cantautor americano, Mn. Xavier Morlans, acompañado de su inseparable guitarra, nos condujo al significado de lo que es El primer anuncio. Fueron los días 8 y 22 de marzo, en el marco de las charlas de formación ¿Y tú qué crees?

Todos los presentes éramos cristianos, pero ¿éramos capaces de explicar qué significaba serlo? Unos momentos de silencio y poco a poco fueron surgiendo las ideas: creer que hay un Dios creador, que existe el bien y el mal, que Jesús es el Hijo de Dios, que pertenecemos a una comunidad que es la Iglesia y vamos a misa, que intentamos ser buenas personas, que tenemos unos valores…

Pero faltaba algo en aquella lluvia de ideas.

Los valores guían, juzgan, orientan…, pero no hacen compañía, no calientan el corazón, no alimentan, no consuelan… ¿pero qué faltaba entonces? La presencia del Espíritu Santo: el gran olvidado para los católicos.

Los cristianos del siglo XX en nuestro país nos habíamos acostumbrado a vivir la fe como algo intelectual, el conocimiento de una doctrina clara y el cumplimiento con los sacramentos y los mandamientos de la Iglesia, y evidentemente, la búsqueda personal del sentido de la vida y el compromiso, pero en una sociedad que se daba por descontado el catolicismo. Sin embargo, hace ya años que esta situación ha dejado de existir.

¿Y qué hemos hecho los católicos? Enmudecer. Nuestra presencia es callada. Hemos decidido dar testimonio de forma discreta. Los católicos no hablamos de nuestra fe a los demás, no sabemos provocar el encuentro con el otro para hablarle de Dios… En el fondo no nos creemos la acción del Espíritu Santo. No basta el testimonio, es necesario comunicar la palabra: la Buena Nueva. Por su parte, los sacerdotes se han dedicado a alimentar la fe de los creyentes en los sermones, en la administración de los sacramentos, etc. Los catequistas a enseñar la doctrina... Sin embargo, lo que vale para alimentar la fe no sirve para engendrarla, para despertarla. Se puede alimentar la fe, cuando ya se tiene.

Y en ese punto es donde tiene sentido El primer anuncioSaber escuchar al otro, saber preguntar, empatizar…y saber engendrar en él ese deseo de conocer a Dios. Y esto solo se puede lograr mediante la palabra, dando por descontado nuestro testimonio de vida y, sobre todo, invocando la intervención del Espíritu Santo. Nosotros solos no podemos hacer nada. Necesitamos pedir su ayuda a través de la oración: “Señor, de mi entorno, ¿quién necesita de tu ayuda?” Antes de decirle cosas a Jesús, es necesario escuchar lo que él nos dice. Y, de esta manera, en las conversaciones cotidianas al hilo de la vida seremos capaces de suscitar una conversación del primer anuncio que logre despertar en las personas ese deseo de experimentar a Dios y lleguen a decir: “Jesús, si existes, haz que te conozca”.

Y entre estas reflexiones surgió la pregunta de cuál era el papel de la mujer en la Iglesia de hoy. En un momento histórico donde el catolicismo ya no está presente en todos los ámbitos de la vida cotidiana, como ocurría hace varias décadas, y en que ya no basta con alimentar la fe con los sacramentos pues apenas existe, el primer anuncio nos recuerda que es necesario antes de llegar a los sacramentos ayudar a despertar la fe, a ser capaces de engendrarla en otras personas y acompañarlas en su camino de descubrimiento o de retorno a la Iglesia… Y los laicos aquí tenemos una labor fundamental y, entre ellos, las mujeres tienen mucho que decir y hacer.

“Señor haznos más atrevidos…y atrevidas. Necesitamos recordar que estás con nosotros para darnos las palabras adecuadas para acercarnos a los demás y hablarles de Ti. Evitemos las polémicas intelectuales que no llevan a ningún lugar e intentemos llegar al corazón de las personas que has puesto en nuestro camino.”

Gracias, Mon. Xavier, por recordarnos que Dios necesita de nuestra palabra para que el mundo le conozca… y que es el Espíritu Santo el que está a nuestro lado para acompañarnos en esta misión.

Pilar Ballester

Sant-Andreu-Paolomar
Sant-Andreu-Paolomar
Sant-Andreu-Paolomar
Sant-Andreu-Paolomar

Otras noticias de la Parroquia

Quarema 2024

“A través del desert Déu ens guia cap a la llibertat”, aquest és el títol del missatge del Papa Francesc per aquesta Quaresma 2024. I

Leer más...

Contacto

Campanas-Parroquia-Sant-Andre-Barcelona
Aquest lloc fa ús de cookies per millorar la teva experiència    Más info
Privacidad