LA LUZ DE LA PAZ DE BELÉN

Cada Año cuando se acerca la Navidad, los escoltas y guías de todo el mundo comienzan a trabajar en su proyecto más internacional, la Luz de la Paz de Belén. Desde hace ya años, los Escoltas y Guías de Austria viajan a Belén y allí encienden una vela. De vuelta a Viena, se celebra un acto ecuménico donde, esta primera vela enciende centenares más, a través de las cuales la llama se va extendiendo por todo el mundo, simbolizando la paz que esperamos que llegue a todos los rincones de nuestro planeta.

En Cataluña cada año llega a una sede de Els Minyons Escoltes i Guies de Catalunya y se organiza un acto de recibimiento con un lema que es la base de dicho acto y de diferentes actividades que se proponen para los diferentes grupos. 

Este año el lema es “Luz Km0, acerca la paz”, con este lema nos proponen trabajar la paz profundizando en las diferentes formas de pensar y de actuar en relación con el consumo. El papa Francisco, en su carta “Laudate Si” dice lo siguiente:

“[Los paradigmas de pensamiento realmente influyen en los comportamientos. La educación será ineficaz y sus esfuerzos serán estériles si no procura también difundir un nuevo paradigma a propósito del ser humano, la vida, la sociedad y la relación con la naturaleza. De lo contrario, continuará avanzando el paradigma consumista que se transmite a través de los medios de comunicación]” (Laudato Si, 215)

En lugar de un paradigma consumista proponen un paradigma de responsabilidad. Reflexionando sobre nuestras decisiones de consumo, podemos entender las consecuencias que estas tienen sobre la justicia y la paz de nuestro entorno.

Cuando compramos unas naranjas, una camiseta, un móvil o cualquier otra cosa, nos podemos preguntar sobre los valores que nuestras acciones potencian: ¿Estamos favoreciendo la explotación de las personas y del medio natural o bien favorecemos una economía justa que fortalezca la sociedad y la relación entre las personas? Como personas implicadas en la sociedad, queremos educarnos en el consumo responsable que nos permita vivir de manera concreta los valores de la solidaridad y de la construcción de un mundo mejor. 

La pandemia de la COVID ha comportado un aprendizaje a muchos niveles. Un hecho que hemos redescubierto es la importancia de las redes interpersonales cercanas. Estas redes nos son imprescindibles para seguir adelante en situaciones de crisis. Queremos que la luz de la paz de este año sea una luz de kilómetro cero. Queremos acercar la luz de la paz cuidando y reflexionando sobre las relaciones interpersonales cercanas, ya sean familiares, personales, económicas o sociales. Queremos cuidar el bienestar personal de todos. 

Finalmente, no podemos olvidar tampoco que la paz interior no es producto de consumo. Consumir más no nos hará más felices. La paz interior no la podemos comprar con dinero, sino que la tenemos que vivir, construir, acoger al sentirnos nosotros mismos y en armonía con los demás. Es en este lugar donde crece la paz. 

Nos proponemos, pues, llevar la luz a nuestro kilómetro 0. ¡Acerquemos la paz!

Los amigos de Vilassar (comunidad a la que pertenecía Mn. Toni antes de venir a Sant Andreu) han participado los últimos años del acto del recibimiento de la Luz de la Paz, para seguir extendiéndola desde Vilassar, y esto hicieron cuando nos la trajeron a San Andreu unos días antes de Navidad. Ahora nos toca a nosotros seguir extendiendo la Luz de la Paz, una luz pequeña, una vela encendida, pero que representa la fuerza de las miles de personas que se la llevan a casa, con la esperanza y la fe que, propagándola, están poniendo un granito de arena para mejorar el mundo. 

En este vídeo encontraréis una presentación de la idea de fondo de la propuesta. ¡No os la perdáis!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Otras noticias de la Parroquia

Contacto

Campanas-Parroquia-Sant-Andre-Barcelona
Aquest lloc fa ús de cookies per millorar la teva experiència    Más info
Privacidad