ENCUENTRO DE CLAUSURA DE LA FASE DIOCESANA DEL SÍNODO

El domingo 29 de mayo nos reunimos, dicen que unas 700 personas, en el acto de clausura de la fase diocesana del Sínodo, presidido por el cardenal arzobispo Joan Josep Omella. Nos acogió el Colegio Maristas-La Inmaculada de Barcelona.

Yo destacaría la ilusión y el compromiso por el cambio que se respiraba en el ambiente, tanto por parte de los laicos como por parte de los sacerdotes que asistieron al encuentro. De nuestra comunidad parroquial éramos 4 personas, incluido el rector, Mn. Toni y, además, contamos con Miquel, que participaba como uno de los testimonios del trabajo sinodal realizado en los diferentes ámbitos. En su caso, representaba al colectivo joven y aportó el trabajo realizado en la catequesis con los niños y jóvenes de nuestra parroquia (si queréis leer el documento que se envió al obispado del trabajo realizado en la catequesis de niños y de jóvenes, clicad aquí).

Este camino sinodal, que inició el Papa Francisco en octubre de 2021 por primera vez en la Iglesia, tiene tres fases: una diocesana (octubre 2021-agosto 2022). Otra continental (septiembre 2022-marzo 2023) y la última, universal (octubre 2023) que finalizará en Roma con el Sínodo de los Obispos, donde se recogerán todas las experiencias y los testimonios de este amplio camino sinodal por toda la Iglesia Universal. De aquí el título dado a todo este camino: “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación, misión”.

En este encuentro, los asistentes rezamos juntos, escuchamos los testimonios del trabajo sinodal en diferentes ámbitos y nos dieron una pequeña pincelada de las aportaciones recogidas en la diócesis (podéis ver el documento entero clicando aquí). El documento final se ha elaborado a partir de 280 respuestas de grupos y comunidades (dos son de nuestra parroquia, una la que comentaba más arriba de los niños y jóvenes de la catequesis y la otra, elaborada a partir de las encuestas y de los dos encuentros que hicimos). Han participado unas 700 personas de nuestra diócesis. Es importante decir que las aportaciones de los colectivos más alejados de la Iglesia y los marginados han sido escasas (No se ha sabido recoger su opinión o experiencia) y también se ha echado en falta más participación de niños y jóvenes.

Me gustaría destacar algunos puntos:

Se pide que la Iglesia potencie el papel del laicado, favoreciendo su implicación en la vida de las comunidades y grupos. Por ejemplo, haciendo que los Consejos Pastorales sean obligatorios, aunque ya debería ser así.

Se hace una especial mención al reconocimiento real y efectivo de la igualdad y dignidad de todos los bautizados, especialmente de las mujeres, de manera que se avance en la reflexión sobre su proceso al diaconado y, si fuera posible magisterialmente, al presbiterado. Igualmente, se apuesta por impulsar los diferentes ministerios laicales, en la línea del reciente del catequista, y la institución de aquellos que se descubran como necesarios.

También se insiste en la necesidad de utilizar un lenguaje sencillo y claro, de acuerdo con el tiempo en que vivimos, comprensible para todos.

El trabajo sinodal continúa, en cuanto a la Iglesia, recogiendo todas las aportaciones de las diócesis de España, para presentarlas en la fase continental y, posteriormente, reunir todas las propuestas en Roma en octubre de 2023. Paralelamente, el Sínodo ya ha empezado a caminar en nuestra casa, en nuestra diócesis, en nuestra comunidad, porque los tres ejes del lema —“Comunión, Participación y Misión”— no pueden quedar solo en los carteles. Ahora forman parte de nosotros y de cómo queremos vivir el ser cristianos.

Teresa Baqueró

Sant-Andreu-Paolomar
Sant-Andreu-Paolomar
Sant-Andreu-Paolomar
Sant-Andreu-Paolomar
TROBADA DE CLOENDA DE LA FASE DIOCESANA DEL SÍNODE

Otras noticias de la Parroquia

Contacto

Campanas-Parroquia-Sant-Andre-Barcelona
Aquest lloc fa ús de cookies per millorar la teva experiència    Más info
Privacidad